court

WASHINGTON (AP) - Una Corte Suprema unánime dictaminó el lunes que miles de personas que viven en los Estados Unidos por razones humanitarias no son elegibles para solicitar ser residentes permanentes.

La jueza Elena Kagan escribió para el tribunal que la ley federal de inmigración prohíbe a las personas que ingresaron ilegalmente al país y ahora tienen Estatus de Protección Temporal solicitar "tarjetas verdes" para permanecer en el país de forma permanente.

La designación se aplica a las personas que provienen de países devastados por la guerra o el desastre. Los protege de la deportación y les permite trabajar legalmente. Hay 400,000 personas de 12 países con estatus de TPS.

El resultado en un caso que involucra a una pareja de El Salvador que ha estado en los Estados Unidos desde la década de 1990 giró en torno a si las personas que ingresaron al país ilegalmente y recibieron protección humanitaria alguna vez fueron "admitidas" en los Estados Unidos bajo la ley de inmigración.

Kagan escribió que no lo eran. "El programa TPS otorga a los extranjeros el estatus de no inmigrante, pero no los admite. Por lo tanto, la concesión de TPS no convierte a un participante ilegal...elegible " para una tarjeta verde, escribió.

La Cámara de Representantes ya ha aprobado una legislación que haría posible que los beneficiarios del TPS se conviertan en residentes permanentes, señaló Kagan. El proyecto de ley enfrenta perspectivas inciertas en el Senado.

El presidente Joe Biden ha dicho que apoya el cambio en la ley. Pero su administración, al igual que la administración Trump, argumentó que la ley de inmigración actual no permite que las personas que ingresaron ilegalmente al país soliciten la residencia permanente.

Por otro lado estaban los grupos de inmigrantes que argumentaban que muchas personas que vinieron a Estados Unidos por razones humanitarias han vivido en el país durante muchos años, han dado a luz a ciudadanos estadounidenses y han echado raíces en Estados Unidos.

Los tribunales federales de todo el país habían llegado a decisiones contradictorias sobre si la concesión del estatus de TPS era, por sí misma, suficiente para permitir que un inmigrante intentara obtener la residencia permanente.

El ex presidente Donald Trump trató de cancelar el programa para muchos inmigrantes, avivando el temor de que pudieran ser enviados de vuelta a sus países de origen donde no han vivido en muchos años.

"Todas estas familias establecidas en los Estados Unidos y que han vivido en nuestras comunidades durante décadas se enfrentaron a una amenaza muy real", dijo Lisa Koop, abogada del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes que también enseña en la facultad de derecho de Notre Dame.

En 2001, Estados Unidos dio a los migrantes salvadoreños protección legal para permanecer en Estados Unidos después de una serie de terremotos en su país de origen.

Las personas de otros 11 países están igualmente protegidas. Son: Haití, Honduras, Myanmar, Nepal, Nicaragua, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Siria, Venezuela y Yemen.

La decisión del lunes no afecta a los inmigrantes con TPS que inicialmente ingresaron a los Estados Unidos legalmente y luego, digamos, se quedaron más tiempo que su visa, señaló Kagan. Debido a que esas personas fueron admitidas legalmente en el país y luego recibieron protección humanitaria, pueden tratar de convertirse en residentes permanentes.